Pitidos a Matisyahu, un lavado de conciencia

Sin títulohhh

Después de que parte de los medios de masas acusasen al BDS de antisemitismo y de que el PP y Mónica Oltra compartiesen argumentos falaces para dejarlo actuar, Matisyahu ha actuado en el Rototom Sunplash. El sionismo ha vencido. Excepto la Gossa Sorda ningún grupo, finalmente, se ha negado a compartir cartel con el músico judío que tiene canciones como “Estoy dejando caer bombas sobre vuestras madres hasta que os rindáis”, por poner un ejemplo. En esta situación una piensa “bueno, a ver qué hace el público”. Y parte del público asiste al Rototom con banderas palestinas y recibe a Matisyahu con pitidos. Pues no, señores, para mí no es una “imagen impagable” como se publica en algunos tweets.

Parece ser que todos estamos hiper concienciados en contra de la ocupación que lleva a cabo el Estado de Israel desde 1948 y anexión territorial y masacre del pueblo palestino desde 1967. Es una locura que un sistema de apartheid en toda regla y prácticas con tintes genocidas tengan respaldo internacional, ¿no? O que el lobby israelí presione para conseguir la total impunidad de aquellos que legitiman y hacen proselitismo del asesinato, ¿verdad? A todos nos indigna mucho ver en las noticias que Israel se ha cargado a 2200 personas en Gaza en dos meses de operación militar que encima, para echarnos unas risas, se llama ‘Margen Protector’. Pensamos que es una brutalidad que organismos internacionales como la ONU lleguen a reconocer que el Estado de Israel comete crímenes de guerra pero que no se haga absolutamente nada útil para evitarlo. O que la compra y venta de armas a Israel viole la Posición Común sobre Exportaciones de Tecnología militar y Equipamientos del Parlamento Europeo de 2008 que prohíbe las operaciones con países que vulneren derechos humanos y tengan represión interna. Y nos parece deleznable que haya sionistas, no judíos, sionistas que utilicen el antisemitismo nazi para justificar sus andanzas por la Franja de Gaza y Cisjordania. Por no nombrar que es de un cínico asqueroso que los principales partidos condenen el boicot a Matisyahu cuando llevan años censurando a grupos de música en plena “Democracia” por tener mensajes disidentes, véase Fermin Muguruza o, actualmente, Pablo Hasel. A todos nos parece vomitivo y, por tanto, tenemos que manifestarnos en contra de esa barbarie que representa en su conjunto la presencia de Matisyahu. Y cuando acabe el concierto, a casita que llueve. A dormir plácidamente porque todos estamos políticamente comprometidos y vamos bastante emporrados.

Hipócritas. Sí, hipócritas. Os estoy juzgando. Nos estoy juzgando, porque en incoherencias similares he caído yo también. Somos unos hipócritas. Y lo sabemos. A Matisyahu se la trae floja que aparezcamos con banderitas y silbatos. Le da igual. ¿Por qué le va a importar en su posición? Que hablen de mí aunque sea para mal.  Rototom canceló el concierto y después readmitió al cantante, le pidió disculpas y acusó de presiones al BDS País Valencià. Los principales medios generalistas publicaron que el Rototom “reconoció” su error, asumiendo ellos, por tanto, que boicotear al sionismo es un error. Y los partidos políticos, hasta los progres más progres, super progres tía, de verdad, cerraron filas para respaldar una libertad de expresión que Israel impide con balas. E incluso en el hipotético caso de que los medios publiquen los próximos días para cubrir expediente que el sionista “sufrió” una protesta, Matisyahu se va a descojonar de nosotros. ¿Sabéis cómo no se partiría el culo? Si el Rototom cancela porque no tiene público. No money-no music concert-no money. Esto el Estado de Israel, Coca Cola y Panrico lo entienden a la perfección. #RototomContractsZionism porque nosotros lo financiamos.

¿A nadie se le ocurrió que si algo es efectivo es el propio boicot? Sí, claro que se nos ocurrió, es el quid de toda la polémica. El problema es que es verano, toca fiesta, pasarlo bien y, bueno, si ya tengo la entrada, coche para ir, las provisiones y tal…Pensamiento pequeño burgués de protesta: compro una bandera. Pues ya que estáis el año que viene comprad una contra la homofobia y otra contra el machismo, que también tienen cabida ese gran festival de libertad de expresión, paz y entendimiento que es el Rototom.